La magia Victoria empieza al otro lado del e-mail.